lunes, 25 de enero de 2010

Tuba mirum



La trompeta, al son de su toque sorprendente,

por los sepulcros de las naciones,

convocará a todos ante el trono.

La muerte se pasmará, y la naturaleza,

cuando resucite lo creado

para responder ante el juez.

Se abrirá el libro escrito

en el que está incluido todo aquello

por lo que el mundo será juzgado.

Por lo tanto, cuando el juez tome asiento,

se hará visible todo lo que estaba oculto,

nada quedará sin castigo.



¿Qué voy a decir yo, desdichado, entonces?

¿A qué abogado acudiré

cuando ni siquiera el justo está a salvo?



No hay comentarios:

Publicar un comentario