martes, 2 de febrero de 2010

Griego antiguo para niños




Lección de griego antiguo pronunciado a la moderna, como pronuncian hoy los griegos su propia lengua, que es la misma que la de Homero, no hace falta decirlo, aunque haya cambiado un "poco".


Podemos aprender algunas palabras muy sencillas que nos son de utilidad para descubrir que nosotros todavía a veces hablamos griego sin darnos cuenta de ello.


Palabras como
fi/lov amigo. Uno puede ser amigo de una dama tan esquiva como la sabiduría (filó-sofo), o amigo de las palabras y de los idiomas (filó-logo), o amigo y coleccionador de libros (biblió-filo) y aun puede ser algo más que amigo amante en un sentido sensual de los cadáveres (necró-filo) o de los niños (pedó-filo)... Y así, cuando hablamos de nuestras filias y de nuestras fobias estamos hablando de nuestros amores y de nuestros odios o temores y lo estamos haciendo en griego.


Palabras tan griegas como nau=v que significa nave. Y que nosotros conservamos en el adjetivo náutico, o en los compuestos astro-nauta, marinero de las estrellas, o cosmo-nauta, marinero del universo, pero también en ciber-nauta, que es el marinero cibernético, que es como se dice informático en griego, o internauta, que es como se llama a los que navegan en el océano de internet y a veces no llegan a buen puerto porque naufragan. Y por raro que nos parezca la nave griega está también en nuestra náusea, pues la náusea se produce en la nave cuando nos mareamos. Y por cierto, si ahondamos en la etimología del mareo, resulta que es lo que nos pasa en el mar, o en la mar, como quería Rafael Alberti y casi todos los marineros y mareantes, que son los que profesan el arte de navegar o marear, cuando sube la marea y se encrespa el oleaje.


Palabras como i(/ppov que es como llamaban los griegos al caballo. Si juntamos el nombre griego del amigo con el de este bello animal, tenemos el nombre propio de Filipo, como el padre de Alejandro Magno, pero también Phillip o Felipe, que es la versión española del “amigo de los caballos”. Y si nos gusta la equitación, practicaremos la hípica, y admiraremos las carreras de caballos en los hipó-dromos. Y si juntamos los nombres griegos del caballo con el del río obtendremos hipo-pótamo, que es el nombre de otro cuadrúpedo que prefiere nadar en los lagos y los ríos a las carreras en el estado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario