domingo, 9 de junio de 2013

Manualidades




Vamos aquí a meter mano a una cosa, o, mejor dicho, a una palabra, que no es lo mismo. Vamos a meter mano a la palabra "mano". Espero, eso sí, que no se me vaya la cosa de las manos.   Aquí, por lo tanto, sólo va a haber palabras, cuyo intercambio es el más noble que puede haber entre los seres humanos. Aunque no van a estar todas las que son, porque muchas, fugitivas,  se me van a ir de las manos,  procuraré que por lo menos todas las palabras que estén vengan del mismo tronco común, de la misma mano, haciendo una cuidadosa criba o  manicura. Espero, ya que meto la mano, no meter la pata.

La palabra "mano" viene del latín "manus", y es femenina, no por nada, sino porque conserva el género gramatical que tenía en la lengua madre del Lacio, y por eso decimos la mano, y no *el mano, algo que sorprende a primera vista a los extranjeros que aprenden la lengua del manco de Lepanto y que se acostumbran enseguida a la regla de que los sustantivos que acaban en -o son masculinos, sin tener en cuenta esta excepción que confirma la regla.

 Conque no se inquiete nadie. No vamos a llegar a las manos de verdad,  no vamos a pelearnos con las dos extremidades superiores, la izquierda,  zurda o siniestra, y la derecha o diestra, ni va a llegar la sangre al río. No vamos a levantarle la mano a nadie ni a darnos de manotazos, manotadas, mamporros y mamporrazos. Simplemente vamos a darle un buen meneo a la palabra "mano".  Pero no vamos a hacer como los mamporreros, que se dedican a dirigir el miembro del caballo a la vulva de la yegua para facilitar la operación de la monta en el acto de la generación, lo que se ha convertido en un insulto habida cuenta de que no se necesitan demasiadas luces ni formación profesional para llevar a cabo algo que el caballo suele desempeñar sin dificultad por sí solo. De ahí que se denomine mamporrero por extensión a la persona que hace el trabajo sucio generalmente a un superior jerárquico utilizando medios ruines, rastreros y las más de las veces inconfesables.

Pero tampoco vamos nosotros aquí a propinarnos mandobles, que son los golpes y aun los navajazos, puñaladas o cuchilladas que nos da a veces la vida, la peor de todas las maestras, con el arma blanca, cuchillo, puñal o navaja, que tenga a mano y empuñe con doble mano, sino que, por el contrario, vamos a darnos amistosamente la mano, porque conviene hacer las cosas que hagamos de mancomún, es decir de acuerdo, unida- o solidariamente, dado que nos mancomunamos con los demás, formamos una mancomunidad o comunidad de manos

Tampoco vamos a comer con las manos, que es de mala educación, y para eso se inventó la cubertería de los cuchillos, cucharas y tenedores.  Y es que en la mesa hay que guardar buenos modales o maneras, sin caer en el amaneramiento, que es la exageración sobremanera de gestos manuales,  lo que puede hacer que se nos tilde de amanerados. 

Pero en la vida en general hay que tener buena "maña" o habilidad manual e ingenio, para amañar las cosas y que no se nos desmañen,  y ser mañoso en el buen sentido de la palabra, en el sentido de ser un manitas, no un manazas, y no en el de vicio contraído, mala costumbre o resabio, que eso son malas mañas. 

De antemano, muchas son las palabras relacionadas con la mano que nos vienen a las mientes y a las manos y que nos vienen a mansalva, es decir,  a mano salva o a salva mano, o sea, con mucha seguridad, sin gran peligro de equivocarnos,  cuando pensamos en derivados de "manus". Unas nos vienen por tradición manuscrita de los monjes amanuenses,  y las leemos ya impresas en los libros. Otras nos llegan directamente a los oídos.

Las palabras nos vienen en tropel,  a manadas, que eran los montones de hierba o de cereal que caben en la mano cogidos de un puñado, y de ahí el hato de ganado que estaba en poder de nuestra mano, o bajo nuestra responsabilidad. Otras veces las palabras vienen a manojos, que son los ramos de plantas o flores que llevamos en la mano. Así que no corremos el riesgo de quedarnos manicortos ni maniatados ni manituertos ni manirrotos, sino más bien manilargos a la hora de citar algunas.

Son las palabras como piezas de mampostería , o sea, como mampuestos, que así se llaman a las piedras colocadas a mano, que encajan perfectamente dentro del engranaje de un edificio, y, en nuestro caso, de un texto. Procuraremos que ninguna nos quede a desmano o a contramano, aunque  sean de primera, segunda o tercera mano.

En otro orden de cosas y de palabras, no es lo mismo, por ejemplo, la mano de obra, generalmente barata, del obrero de la construcción que está con las manos en la masa y  la manufactura, que la maniobra del gobierno,  que es la reforma laboral que abarata las pensiones y alarga la vida laboral de los contribuyentes en detrimento del júbilo de la jubilación, cada vez más lejana e inalcanzable como un trampantojo.

No hace falta que nadie nos lo mande, es decir que lo ponga en nuestras manos para que dejemos de hacer lo que está mandado, y cumplamos los  mandamientos del decálogo, como Dios manda. En este mundo, tanto en la sociedad civil como en el estamento militar ya hay demasiados mandatarios, mandamases democráticos o no, mandos y comandos, comendadores, que por mi mal los vi, comandantes, demasiados y demasiadas mandones y marimandonas, por desgracia, porque tanto monta Isabel como Fernando, sin que importe ya mucho de verdad el timbre masculino o femenino de la voz de mando

Porque es manifiesto ya que está en nuestra mano comprobarlo y está claro, como dice el pueblo llano, que los que mandan tienen la sartén por el mango, y que donde hay capitán no manda marinero, aunque también es verdad, por cierto, que los que mandan por activa son por pasiva los más mandados.

Aunque a veces presentemos alguna demanda, nos dejamos manipular y manejar, y nos encomendamos y amansamos, es decir nos hacemos mansos o lo que es lo mismo acostumbrados a la mano que nos da de comer como estómagos agradecidos que somos y habituados al poder de nuestro dueño, y lo hacemos  con rutinaria mansedumbre, aunque a veces cometamos algún desmán, y nos desmandemos, o soñemos al menos con nuestra emancipación.

En la antigüedad un esclavo podía ser manumitido, es decir, liberado y convertido en liberto y aun en libertino, si rompía todos los lazos con su antiguo dueño. La manumisión era un acto jurídico por el que un siervo dejaba de estar bajo el poder de su amo,  dejaba de estar "mantenido", de estar en manos de alguien y bajo su manutención, y podía moverse libremente: se emancipaba, es decir, dejaba de ser un mancebo en el sentido antiguo de la palabra, donde valía por "esclavo". Aunque podía muy bien amancebarse y practicar el amancebamiento, que es el trato sexual entre hombre y mujer no unidos por matrimonio, unión que no era bendecida por la iglesia ni por el Estado, siendo la mancebía sinónimo de prostitución y también, aunque parezca mentira, que no lo es, de juventud, porque los mancebos, como los mozos de botica, eran siervos jóvenes.

En ese sentido hay que decir que la mujer estaba bajo el poder de su padre o de su marido. Era por eso por lo que los pretendientes pedían la mano de las pretendidas, que pasaban de la mano, o sea del poder, del padre a la mano o poder del esposo.

Y para no guardarnos ningún as bajo la manga, que es lo que cubre la mano, nos arremangaremos con mucho remango, y citaremos también el manoseo, la manguera, y la manopla, esa suerte de guante o pieza de la armadura antigua, con que se guarnecía la mano, la discutida masturbación o acción de procurarse goce sensual a solas con las manos, si aceptamos la conjetura de que masturbatio procede de manustupratio o manusturbatio y no, más improbable, de magis turbatio,  el manillar, esa pieza de la bicicleta encorvada por sus extremos que forma un doble mango en el que se apoyan las manos,  la manivela, manija o manubrio  y las manecillas diminutas del reloj, maldita sea la hora en que se inventó; con lo bien que vivíamos sin él y sin las prisas que  nos mete.

Los que hacen a dos manos son los que mejor se desenvuelven,  sobre todo si tienen algo importante entre manos y pueden atenderlo con entrambas manos, ambidiestros que son, porque no carecen de mano izquierda, o dicho de otro modo, tienen buena mano, o mano de santo, y no están dejados de la mano de Dios.

Y si bien Poncio Pilatos se lavó las manos, no fue por razones de higiene, sino por desentenderse del asunto de capital importancia que se traía entre manos.

También se ha dicho mucho que manos blancas no ofenden. La blancura era en tiempos pasados un signo no sólo de candor e inocencia, sino sobre todo de belleza,  y la belleza,  atributo definitivo de las mujeres. Con lo de manos blancas se aludía a las carrilladas "inofensivas" que podían propinar las mujeres a los hombres cuando se sobrepasaban con ellas, bofetadas que no ofendían.

 Por otra parte,  Jean Paul Sartre, el filósofo existencialista,   no sólo no se lavó las manos como Pilatos, sino que además decía que había que comprometerse y ensuciarse las manos, olvidándose a veces de consideraciones morales. Decía que había que mancharse las manos, y que no había que avergonzarse de tener las manos sucias si era preciso, y era preciso emporcárselas sobre todo cuando uno se dedicaba profesionalmente a la política.

1 comentario:

  1. Lo que acabas de hacer es "mano maestra", Guillermo: como siempre.

    ResponderEliminar