jueves, 26 de diciembre de 2013

Al invierno

Basta, que das, Hibierno,
en ser nuestro enemigo,
ya con nieves y barros,
ya con lluvias y fríos,
quando, encaneces campos
quando, detienes ríos,
y para que se quiebren
los conviertes en vidrio.
Destruyes los ganados,
agostas los egidos;
y al fin de tus rigores
se quexan los armiños.
Porque ¿quién al capullo,
o quién al lanificio
cosió sus blancas pieles
sino tus blancos hilos?
Las fieras en sus chozas,
las aves en sus nidos,
te llaman insolente
con quejas, y bramidos.
Sólo contra mí solo
no tienes poderío
donde hay cítara y canto,
donde hay hogar y vino.

El poeta castellano don Esteban Manuel de Villegas (1589-1669) compuso esta cantilena XLI dedicada "Al Hibierno", es decir, "Al Invierno".

HIBIERNO.- Nuestra palabra invierno procede del antiguo y popular "ivierno", que aparece documentado por escrito en nuestra lengua hacia 1140, y que procede del latín vulgar "hibernum", abreviación de la expresión "tempus hibernum" o "época o temporada invernal". Observamos en la evolución de la palabra latina cómo ha desaparecido la h- que ya no se aspiraba al comienzo de palabra  (sin embargo en francés se conserva hiver), cómo ha diptongado la e breve y tónica latina en su paso a nuestra lengua, y la grafía be ha sido sustituída por uve. 

EGIDO/EJIDO.- Procede del verbo exir, de latín exire "salir" (de ex- de dentro afuera e ire "ir"), y es el participio regular de ese verbo, de forma que significa "salido". El ejido suele definirse como el campo que se halla a la salida de un pueblo, un terreno comunal o vecinal donde suelen reunirse los ganados o establecerse las eras.

QUEXAN.- En vez de "quejan": la antigua grafía x representa el sonido que hoy escribimos con jota. Debe pronunciarse con jota, lo mismo que México o Texas.   

LANIFICIO.- Del latín LANIFICIUM "trabajo de la lana".

 El Invierno de Giuseppe Arcimboldo (1573), óleo que se encuentra en el museo del  Louvre (París).

El pintor italiano Giusseppe Arcimboldo supo captar como pocos la esencia del invierno, este mismo invierno en el que acabamos de adentrarnos, un invierno que no tiene poderío, como canta Villegas, "donde hay cítara y canto, / donde hay hogar y vino".

En la alegoría de Arcimboldo se inspiró la escutura Invierno (según Arcimboldo) de Philip Haas (2010), de casi cinco metros de altura, realizada en  fibra de cristal con una estructura de cortezas, ramas, varitas, musgos, hojas y plantas de vid y de hiedra, que representa la cabeza del dios del invierno.


 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada