jueves, 24 de julio de 2014

El pajarillo de Lesbia



El "Pajarillo de Lesbia" es uno de los poemas más célebres y celebrados de Gayo Valerio Catulo (c. 87 - c.57 antes de nuestra era; c por cierto es la abreviatura de circa "en torno a, cerca" ya que los años que enmarcan la cronología de su biografía son aproximados).

Ha muerto el pajarillo de su amada Lesbia, pseudónimo literario que esconde a Clodia, una aristócrata casada, muy liberada de convencionalismos sociales y muy culta,  que gustaba de la poesía lírica de Safo de Lesbos.

En Roma las mujeres libres no tenían, propiamente hablando, nombre propio. Así como los hombres libres tenían tria nomina, un praenomen, un nomen y un cognomen, es decir un nombre y dos apellidos paternos, las mujeres tenían como única denominación el primer apellido de su padre con la terminación femenina -a. Es decir que la hija que tuvo Gayo Julio César se llamó, forzosamente, Julia.Y Julia quería decir "la de Julio". Cuando un padre tenía varias hijas, todas se llamaban igual. César sólo tuvo una, por cierto.

El caso es que la aristócrata Claudia se hizo llamar enseguida Clodia con una pronunciación plebeya y de algún modo vulgar de su nombre. En una época en que las gramáticas y los maestros de escuela enseñaban a los niños que no debía decirse "thesorum", como acabaría diciéndose con el tiempo, sino "thesaurum", ella se hacía llamar Clodia y no Claudia, como debería llamarse una mujer que descendía de la familia de rancio abolengo del legendario, nada más y nada menos, Apio Claudio el Ciego.  

El hecho le inspira al poeta veronés un sentido poema lleno de un simbolismo muy rico. Imagináos, después de leer el poema, cuántas cosas puede connotar ese pajarillo: el amor del poeta y su amada, la belleza, la juventud, la pasión...

 Lesbia y su gorrión, cuadro de Edward John Poynter (1836-1919)

Os presento la versión musical de Tyrtarion, que cantan el poema en un latín pulidísimo, con una música apropiada. El vídeo no deja tampoco nada que desear. Las imágenes acompañan perfectamente al contenido de los endecasílabos del poeta veronés. 



He aquí el poema III (Lugete o Veneres Cupidinesque) de Catulo traducido a nuestra lengua reproduciendo la magia del verso, es decir, el ritmo: un verso de once sílabas con acentos musicales en la 3ª, 6ª, 8ª y 10ª sílabas. No siempre coinciden, es elegante que alguno caiga a contratiempo, lo que no impide que el oído sienta y reconozca el ritmo.

¡Llorad, Venus, llorad también Cupidos
y hombres todos los que sensibles haya!
Se murió el gorrioncillo de mi amada,
gorrioncillo que hacía sus delicias;
que ella más que a sus ojos adoraba,
que era dulce y a su ama conocía
él tan bien como a propia madre su hija,
y no se separaba de su seno,
sino que por aquí y allá saltando,
siempre sólo a su dueña le pïaba.
Va él ahora por senda tenebrosa
hacia donde que nadie,  dicen, vuelve. 
¡Ay  malhaya a  vosotras, malas sombras
de Orco, que devoráis lo que hay hermoso:
pajarillo tan lindo me robásteis!
¡Cruel  suceso,  mi  pobre pajarillo,
por tu culpa enrojecen los ojuelos
de mi amada de llanto ahora henchidos!

2 comentarios:

  1. ¿El pajarillo de Lesbia no podría simbolizar el miembro viril del poeta, que ya no alza su vuelo porque ha muerto y el poeta es impotente? Se me ocurrió esta interpetación porque acá en México al pene se le dice pajarito. Y entre ustedes debe decirse también porque recién leí en ABC digital: "Paco León esenña el "pajarito" para celebrar su millón de flollowers". Aunque no vi la foto, en el artículo se dice que el actor publica una foto suya desnudo en la playa. Un saludo desde el otro lado del charco.
    Un admirador.

    ResponderEliminar
  2. Esa es una interpretación que no hay que descartar, efectivamente. La polisemia del "pajarito" es muy grande, amigo mexicano.
    Un saludo.

    ResponderEliminar