miércoles, 28 de diciembre de 2011

La Eneida, una propuesta de lectura

Virgilio se inspiró en las epopeyas homéricas para crear su Eneida, que consta de doce libros, como sabéis. Recordad que un libro antiguo es un volumen, es decir, un rollo de papiro,  no todavía un códice de pergamino. Su extensión, por lo tanto, no es la de un libro moderno, sino más bien la de un capítulo largo de una novela moderna. En concreto los libros de la Eneida tienen una media de ochocientos versos latinos -eso sí, un poco largos, porque son hexámetros dactílicos-, pero vienen a leerse en una media hora o, como mucho, tres cuartos de hora cada uno.

Aquí tenéis dos tratamientos artísticos de un mismo tema relacionado con la Eneida: la huida de Eneas de Troya con su padre a hombros y su hijo de la mano: tres generaciones unidas: Anquises -la vejez, el abuelo, el pasado-, Eneas -la madurez, el padre, el presente, el héroe- , y Ascanio -el hijo, el futuro-.


El grupo escultórico es de Bernini, y el fresco de la capilla sixtina pertenece a Miguel Ángel.



 


Se admite comúnmente que en los seis primeros libros Virgilio imita la Odisea de Homero -los viajes de Eneas son un remedo de las aventuras de Odiseo-, mientras que los seis últimos se inspiran en la Ilíada y en las guerras que el héroe tuvo que librar en el Lacio hasta fundar la nueva Troya que, con el paso del tiempo, será Roma.  

Hemos elegido para leer en primero de Bachillerato los libros II, IV y VI, porque son, tal vez, los más significativos. El libro II trata de la caída de Troya. En él se narra el episodio del caballo de Troya y la muerte de Laoconte intentando salvar a sus dos hijos de las serpientes marinas que salen del mar y los devoran; se centra en el héroe y en el mundo de la guerra. 

El libro IV, por su parte,  es el más romántico de todos: narra los amores, desgraciados, de Dido y Eneas, que acaban con el suicidio de la reina de Cartago abandonada por el héroe llamado a designios más altos que los del amor, en cuyo tema se centra.



Y por último, hemos elegido el libro VI porque es el que aborda el tema de la muerte y el viaje al Más Allá, con toda la imaginería -la laguna Estigia, el barquero Caronte, el Cancerbero, los suplicios eternos de Tántalo, Sísifo, las Danaides... - que hará que en la Divina Comedia de Dante sea Virgilio el cicerone que acompañe al poeta italiano en su descenso a los infiernos. 

Nos hemos centrado, pues, en el héroe -libro II-, el amor -libro IV- y la muerte -libro VI-, pero sería conveniente leer toda la obra para tener una idea global de la epopeya.  Si esto no puede ser así por la premura del tiempo, y porque hay otras lecturas que también os reclaman, disponemos de estos dos estupendos vídeos -sería deseable que sus autores se animaran a sacar el tercero y último que complete la serie-,    que con unas ilustraciones en color bastante dignas acompañan las palabras que resumen esta obra inmortal de la literatura universal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada