viernes, 27 de abril de 2012

Nueve sonrisas más de Montt

Seguimos con las sonrisas de Montt, el genial dibujante chileno que se inspira, no pocas veces, en el mundo clásico para sus viñetas. En este caso se basa en la vieja polémica de qué fue antes el huevo o la gallina, pero son las gallinas las que formulan otra pregunta... 


oOo

Es ahora el turno de Medusa, una de las tres gorgonas, que petrificaba con su mirada y tenía serios problemas con sus peluqueros:


 oOo

La gracia de este chiste está el en diálogo que sostienen Dios y un pecador cuyo nombre propio confunde el Señor por otro...
 oOo
Una buena reflexión nos propone Montt en esta cuarta viñeta inspirada en el célebre adagio latino "FESTINA LENTE", o sea, apresúrate sin prisa, sobre todo si caminas en la dirección equivocada.. 


oOo

Una buena variante del célebre "Pienso, luego existo" de Descartes sería esta que pone Montt en boca del diablo dando a entender que si antes sólo existía lo que salía por la televisión, ahora sólo existe lo que está en Internet y por antonomasia en Google. 


oOo

El  único requisito para pertenecer al club de los idiotas...


oOo
¡Pobre Rey Midas que convertía en oro todo lo que tocaba! Tendría, entre otros, un serio problema con el papel higiénico. (Por cierto, para traducir la expresión "papel higiénico" al latín he tenido que recurrir, habida cuenta de que los romanos no conocieron el papel, a su ilustre antecedente egipcio el papiro cultivado a orillas del Nilo).


oOo

Decimos todavía "caer en brazos de Morfeo" para referirnos al hecho de quedarnos dormidos, dado que Morfeo era el dios del sueño, bueno en realidad era uno de los mil hijos del sueño, que propiamente se llama Hipno en griego. Su nombre deriva de la palabra "morphée" (forma), ya que adopta formas humanas para mostrarse a los durmientes en sueños. Los antiguos lo imaginaron alado; con sus grandes alas veloces que se agitaban sin ruido volaba a los últimos confines de la Tierra.  Su nombre ha dado nombre a la morfina. Montt nos lo representa en su noche de bodas...

 oOo

Y, para acabar, esta última sonrisa de Alberto Montt, escrita originalmente en latín, y basada en el célebre "errare humanum est", que el dibujante sustituye por "procrastinare", dejar para mañana -"cras" significa mañana en latín- y pone en boca de su simpático diablo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada