jueves, 21 de marzo de 2013

La canción de Chipre en Eurovisión


  video

Chipre existe. Y no sólo existe sino que últimamente se habla mucho de este país, miembro de la Unión Europea, que se independizó de la Gran Bretaña en 1960, se configuró como república independiente y  fue invadido por los turcos en 1974 tras un golpe de estado apoyado por la junta militar griega de los coroneles contra el presidente  Makarios. A pesar de los numerosos esfuerzos por reunificarlo, la isla sigue dividida a día de hoy en dos comunidades: la turcochipriota y la grecochipriota. 

Chipre albergó grandes depósitos de cobre en la antigüedad, de donde le viene el nombre al país: el aes Cyprium era el mineral de Chipre, elaborado con cadmio,  o sea, el cobre, o dicho en latín, el cuprum, cuyo símbolo químico, por eso mismo, es CU. 

Chipre fue la cuna de Afrodita, la diosa del amor y de la belleza, donde se le rendía culto a esta Venus, a la que a menudo se denominaba Cipria y a la que Botticelli pintó saliendo de una concha en el mar como si fuera una perla resplandeciente. Los soplos del céfiro la empujaron hacia la costa de la isla, donde una Hora, la primavera, recubrió su desnudez con un manto de flores.



Chipre existe y es una isla enclavada en la cuenca oriental del mar Mediterráneo, al sur de Turquía, frente a la Siria y el Líbano. Su capital es Nicosia. El país cuenta con un millón corto de almas.

Chipre no sólo existe sino que  se presenta este año a Eurovisión, para reafirmar así su existencia televisual, si antes Frau Merkel no echa al país  por la insolvencia de su deuda económica del Euro y de Europa. Chipre se presenta al trasnochado palmarés de la canción con una balada romántica y melódica que se titula "Si me recuerdas", o "Si te acuerdas de mí"... Parece que quieren decirnos que cuando las barbas del vecino veas pelar, como vemos que quieren pelarles ahora los ahorros a los chipriotas, pon las tuyas a remojar...



El tema musical no es tradicional o folklórico de Chipre, pero, al menos, está cantado en griego, que es la lengua de la isla, junto con el turco y el inglés colonial. Esperemos que Chipre, si se clasifica y llega a la final, cante esta canción en griego y no en inglés o en español (que ya hay versión en nuestra lengua cantada por la propia Déspina, aunque bastante disparatada por lo que se refiere a la traducción de la letra). 

Es triste que este casposo festival de una zafiedad hortera y glamurosa, esta rancia pasarela de canciones que huelen a naftalina, en lugar de ser un espejo cultural de las distintias músicas y lenguas que se hablan y se cantan en Europa,  se haya convertido en un palmarés comercial de música ligera de ínfima calidad microvoceada en la lengua del Imperio, que no aporta gran cosa ni a la música ni a la cultura del viejo continente. Esperemos que Chipre llegue a la final y cante este tema en griego en la estupenda voz de  Déspina Olimpíu, aunque sólo sea para que nos acordemos de esta isla, para que no nos olvidemos de lo que está sufriendo, y de que lo que les pasa a ellos puede no sernos muy ajeno, por aquello de Terencio de que humanos somos, en el camino andamos y nada de lo humano ajeno nos es.

Así dice la letra en la lengua de Homero que seguimos hablando todos sin ser conscientes muchos -la mayoría de mocrática y analfabeta de la población- de que seguimos haciéndolo con divinas palabras:







Cuya traducción dice más o menos así: 

De lo que viví no me arrepiento nunca,
Por lo que amé no pido perdón,
Por todo lo que quiero elevo mi alma
Y por todo lo que me diste las gracias te doy.

Si me recuerdas, dime si voy a volverte a ver,
Esperándote estoy siempre a ti, aquí estaré.

Por todo lo que nos unió en un corazón a los dos,
Por todo lo que sentimos juntos, te echo de menos
Y subsistiré con tu más difícil adiós,
Con el más dulce “Te quiero” de todos los que me dijiste.

Si me recuerdas, dime si voy a volverte a ver,
Esperándote estoy siempre a ti, aquí estaré.

Si me recuerdas,
conviértete en una estrella luminosa
cuando cae la noche
para que te vea en el cielo

Si me recuerdas,
conviértete en una estrella
 para que te vea en el cielo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada